Compostero_Cantero Hobbit

Acá les paso algunas fotitos de un nuevo integrante de la huerta casera. Es un cantero/compostero cuya fabricación tiene – según mi Señora – un aspecto “Hobbit”. Lo construimos acá en un riconcito del patio, que como el resto del terrenito, estaba seco y descuidado cuando nos mudamos a la casa.


El pase de diapositivas requiere JavaScript.


La pared blanca que se ve en las fotos recibe sol todo el dia durante el invierno, o sea, tiene su cara al norte/ecuatorial. Por eso, esta zona donde fabricamos el cantero será muy preciada para el cultivo invernal. Habiamos pensado en plantar quinotos ahi, los cuales -siendo cítricos- dan su dulce fruto comestible en pleno invierno.

Aparte del suelo arcilloso que se encuentra abundantemente en nuestro patio, no teníamos mucha “tierra linda” (comprada en bolsa del vivero barrial) que sobraba para llenar el cantero. Asi, no queriendo comprar, y con ganas de probar un diseño propio, lo empezamos a llenar con desechos de la cocina y otra materia bio-degradable. En efecto, es un cantero que tiene la primera etapa de su vida como un compostero. Esto recuerda una práctica de Permacultura que en inglés se llama “composting in place”, o “compostaje en sitio”. La idea es “mejorar, o bien fabricar el mismo suelo que hacía falta exáctamente donde se va a quedar y ser usado.” Así, otra forma de pensar en este compostero/cantero es una fabrica de tierra linda, que después sirve como instalación de cultivo.

Como se puede ver en las fotos, la estructura está hecha de materia cotidiana y casi totalmente gratuita: ladrillos rotos que estaban enterrados en el suelo, baldozas sueltas que dejaron los anteriores inquilinos, ramas podadas de un árbol que amenazaba las líneas eléctricas delante de la casa. Lo unico que tuvimos que pagar fue la cuerda que usamos para atar las ramas, pero no es muy cara. Otro punto importante es que su construccíón no cuenta con ningún clavo u otra cosa dañadina.

Los ladrillos y baldozas sirven para agregar masa térmica al diseño. Eso quiere decir que durante el día esta materia se carga con calor solar, y después sigue calentando el compost durante la noche por medio de este almacenaje térmico. La aplicación de masa térmica puede variar considerablemente en su capacidad de guardar calor, dependiendo de varios factores como la cantidad y tipo de materia instalada. Sin embargo, es una de las practicas claves en la eco-arquitectura, y totalmente vale la pena utilizarla a los diseños pequeños para ir generando micro-climas positivos en la huerta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s